El estante o expositor deberá estar inclinado en un ángulo de 15 grados, podrá ser metálico o de madera, seguidamente adaptamos un cristal frontal en toda la longitud del estante, después adaptamos los separadores laterales o divisores de tabaco también de cristal, estos se pueden adaptar a distintas medidas que necesite el cliente por un sistema de corredera trasero, ya solo nos queda depositar un cilindro metálico acabado en cromado, el cual trabaja por inercia y hará de empujador de tabaco, empujando las cajetillas hacia delante del expositor.